Abonado

Abonado

Durante la primera quincena de Mayo efectuamos el abonado que es una tarea muy delicada puesto que una dosis inadecuada del mismo podría tener consecuencias catastróficas para el cultivo tanto por defecto como por exceso. Una cantidad inferior a la necesaria podría provocar una ineficiente producción mientras que un exceso de abono provocaría que la planta creciera en exceso y en su momento de maduración se acabaría tumbando con lo que provocaría también una pérdida de producción.

Tras el abonado pasamos un apero conocido coloquialmente como "rulo" y así las parcelas quedan preparadas al objeto de ser inundadas y sembradas.